Elegir mi Tréca

A lo largo de nuestra vida dormimos un promedio de 25 años, por lo que es vital escoger la  cama adecuada.

La comodidad y firmeza de su cama son los dos puntos clave que hay que tener en cuenta a la hora de tomar una decisión. Le recomendamos que pruebe nuestros productos en la tienda para encontrar la cama de sus sueños que mayor se ajuste a sus necesidades y deseos.

CONFORT Y DUREZA: ¿CÓMO ACERTAR CON SU CAMA?

Para ayudarle a elegir correctamente su cama, Tréca Paris, le proporcionamos las principales herramientas para acertar en su compra.

Para elegir correctamente su cama, preste atención a dos nociones básicas: acogida y firmeza.

–> Antes de nada, tenemos que determinar la dureza a elegir.

La dureza se define por la sujeción que su colchón le aporta sobre su columna vertical. La firmeza se determina por la “tecnología” propia del colchón. En Tréca Paris, los colchones le aseguran una sujeción progresiva y una real independencia de descanso, gracias a los muelles embolsados independientes.

Su peso y altura van a determinar la dureza a elegir, más suave o firme según su morfología. Es muy importante de adaptar la dureza a su morfología para no equivocarse.

Efectivamente, si su colchón es muy blando, no sujetará correctamente su columna y le producirá dolor de espalda.

Si es excesivamente duro para su morfología, le provocará unas tensiones musculares que perturbaran su descanso.

Ojo: nuestro cuerpo evoluciona con los años. Después de haber dormido bien durante años en un colchón duro, puede que se siente mejor con la edad en uno más blando.

–> Después de elegir la dureza de su colchón, deberá proceder a elegir el confort de acogida del mismo, que usted busca.

La acogida se define como la primera impresión que siente al tumbarse en el colchón de la cama. Depende principalmente de la naturaleza y espesor de los acolchados.

Como complemento a estas informaciones, Tréca, le recomienda encarecidamente acudir a un distribuidor exclusivo para probar los diferentes modelos de dureza para encontrar la cama que mejor se adapte a su morfología y necesidades.

   

   

SE DEBE CAMBIAR CADA 10 AÑOS !

Como muchos de los profesionales del sector, Treca Paris recomienda cambiar de cama todos los 10 años, aproximadamente. Todos los objetos utilizados cotidianamente, como su cama, se deterioran con el tiempo por su utilización.

En primer lugar, una persona se mueve en su cama una media de 30 veces por noche. En 10 años representa un total de 100.000 veces. Sin que nos demos cuenta, su colchón ha sufrido un gran desgaste.

Además, la consecuencia menos conocida, nuestro cuerpo se va modificando con el tiempo. Nuestras células se renuevan también y cambian nuestras sensaciones. Así mismo nuestro cuerpo va evolucionando al mismo tiempo que nuestras fases de desarrollo. Los niños, los jóvenes así como los adultos, no tienen la misma morfología dependiendo de los años. Es por lo tanto importante que vaya cambiando su cama para irse adaptando a la diferencia de pesos y demás cambio que se producen todos los 10/ 15 años. Nuestra musculatura, nuestros huesos así como nuestra corpulencia evolucionan con los años y los esfuerzos físicos diarios. Un tipo de confort que nos venía bien 10 años atrás lo podemos encontrar muy inconfortable y causarles dolor en la espalda, nada agradables…

Resumiendo, la presencia de ácaros (a pesar de los tratamientos utilizados para minimizar el efecto), contribuye también al deterioro de los materiales que componen el colchón, tanto como la humedad. Cada noche, nuestro cuerpo pierde aproximadamente medio litro en las ocho horas de descanso. Naturalmente, nuestras almohadas y colchones están preparados para absorber la humedad de cada noche y recuperarle durante el día. No obstante, esta acción diaria, con el tiempo, tienen un impacto en la higiene de su colchón y almohadas. Los materiales de relleno, incluidos los más resistentes y respirables, son dañados con el tiempo. El confort de su colchón se irá modificando con los años y perdiendo sus características básicas.

^